Lentillas "asesinas"

15 marzo 2022

Mientras que los gobiernos gastan millones en campañas de concienciación para el reciclaje, a nadie parece habérsele ocurrido que incluir una simple advertencia en las caja de lentillas sobre el modo de desecharlas puede ser una manera eficaz de disminuir los efectos de la contaminación en el mar. Sólo en España se estima que las usan más de dos millones y medio de personas, y a nivel global más de 153 millones de personas tienen algún problema de visión, y un gran porcentaje de ellas utilizan lentes de contacto.

 

Pero, ¿cuál es exactamente el problema con las lentillas?

Las lentes de contacto son desechables, de manera que cada cierto tiempo es necesario deshacerse de ellas y sustituirlas por unas nuevas. Un importante porcentaje de los usuarios se deshacen de ellas arrojándolas por el lavabo, con lo que su destino final casi siempre será el mar. Las lentillas en ese proceso se degradan convirtiéndose en microplásticos.

Ahora si sacamos la calculadora y hacemos números veremos la magnitud de este problema, ya que millones de personas se deshacen de estos objetos cada mes que terminan en el mar en forma de microplásticos.

 

¿Qué ocurre cuando desechamos nuestras lentillas por el lavabo?

Las lentillas, como el resto de objetos que se arrojan por el inodoro, llegan a una depuradora, que teóricamente filtra objetos contenidos en dichas aguas para evitar que lleguen al mar y los contaminen. Pero el tamaño y la ductilidad de las lentes de contacto son demasiado para dichos filtros. La gran mayoría no quedan retenidas y superan esos filtran alcanzando así las aguas marinas. Esto no es una hipótesis, sino una realidad contrastada, ya que en todos los océanos del planeta se acumula en total entre 93.000 y 236.000 toneladas de microplásticos originados por las lentillas y estos microplásticos recogen contaminantes en su camino que luego pueden ser absorbidos por especies marinas.

 

¿Cuál es la solución?

Ya hemos visto las devastadores consecuencias que supone el desecho de las lentillas de manera regular por el inodoro, pero deshacerse de ellas del modo correcto no conlleva más que un simple gesto. Una elección. En lugar de dejarlas ir por el desagüe, sólo hace falta lanzarlas a la basura. Cabría preguntarse porqué si es un problema tan sencillo de evitar no se hace nada al respecto. La realidad es que no se trata de una falta de ética, sino que la mayoría de personas siguen llevando a cabo esta acción por puro desconocimiento e ignoran cuales son las consecuencias y el daño que pueden llegar a provocar.

Nosotros ya hemos puesto nuestro granito de arena con este artículo. Tú también puedes hacerlo simplemente compartiéndolo.

Últimes entrades

Rebajas de 40% al 60% de descuento

Ya están aquí las rebajas! Aprovechar los grandes descuentos que te ofrecemos a Armand Òptics. […]

Ray Ban Stories

Bienvenido de nuevo al momento.​Descubre la primera generación de gafas inteligentes de Ray-Ban que te […]

Aspecto elegante y clásico con Lunor

Algunas líneas de productos tienen décadas de historia en Lunor. Los fabricantes de gafas de […]