La conjuntivitis y cómo evitar su contagio

15 marzo 2022

La conjuntiva es el tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo llamada esclerótica. Participa en la formación de la lágrima y en la defensa inmunológica del ojo, aunque su misión principal es proteger al globo ocular. La patología que designa la inflamación de la conjuntiva es la conjuntivitis.

Los tipos de conjuntivitis se podrían clasificar principalmente en dos grupos:

  1. Conjuntivitis infecciosa, causada por virus o bacterias. Puede afectar a un sólo ojo o a los dos. Por lo general, produce mucosidad, que cristaliza durante el sueño y se fija a las pestañas o a la comisura de los ojos formando lo que conocemos como legañas. En algunos casos también ocasionan inflamación y edema en el párpado.
  1. Conjuntivitis alérgica es la respuesta excesiva del organismo a un agente alérgeno, como puede ser el polen, los ácaros del polvo, cosméticos, etc. Se caracteriza principalmente por producir picor y enrojecimiento y puede producirse de forma estacional o durante todo el año. Para combatir esta conjuntivitis es vital no frotarse los ojos y limpiarlos con soluciones estériles y jabones de PH neutro. Pueden tratarse con antiinflamatorios no esteroideos, corticoides tópicos, antihistamínicos y lágrimas artificiales, ya que producen una sequedad excesiva.

Los síntomas de la conjuntivitis pueden variar dependiendo de la causa pero, por lo general, incluyen:

  • Irritación o hinchazón de la esclerótica o del párpado.
  • Incremento del lagrimeo.
  • Secreción mucosa (blanca, amarillenta o verdosa).
  • Sensación de picazón.
  • Sequedad ocular.
  • Aumento de la sensibilidad a la luz.
  • Sensación de arenilla.

La mayoría de los casos son leves y desaparecen sin que sea necesario un tratamiento. Sin embargo, se aconseja consultar con su oftalmólogo si se presentan alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el ojo moderado o fuerte.
  • Hipersensibilidad a la luz.
  • Visión borrosa.
  • Enrojecimiento intenso del ojo.

¿Cómo evitar el contagio de la conjuntivitis?

La conjuntivitis bacteriana y vírica son muy contagiosas. Para evitar un contagio es fundamental seguir unas sencillas normas de higiene:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar tocarse o frotarse los ojos.
  • No compartir productos específicos para los ojos, ya sean cosméticos, lentes de contacto o envases de las mismas, o las gafas.

Últimes entrades

¿QUÉ SON LAS LENTES DE CONTACTO?

Las lentes de contacto comúnmente conocidas como “lentillas” son unas lentes finas y curvadas que […]

LUNOR EYEWEAR en Barcelona

Lunor es una marca alemana que tiene sede en el norte de la Selva Negra, […]

Rebajas de 40% al 60% de descuento

Ya están aquí las rebajas! Aprovechar los grandes descuentos que te ofrecemos a Armand Òptics. […]