Site preloader
Armand Optics

Astigmatismo

¿Qué es el astigmatismo?

Para empezar, diremos que es una palabra proveniente del griego que significa: “a” sin y “stigma” punto. Un miope o un hipemétrope tienen la misma ametropía en todas las direcciones. Un ojo astigmático en cambio, ve diferente según la orientación de la luz que le entra al ojo. Así, podemos definir el astigmatismo como la condición óptica en la que los rayos de luz paralelos que inciden en el ojo no son refractados igualmente en todos los meridianos del ojo. En el astigmatismo regular los cambios de refracción de un meridiano a otro son progresivos, por lo que hay dos meridianos principales perpendiculares entre sí uno de los cuales tiene la máxima graduación y el otro la mínima, y ​​los otros son la progresión entre estos dos. En el astigmatismo irregular o patológico, no existe este patrón geométrico. Puede haber, incluso, diferentes poderes refractivos en un mismo meridiano. Normalmente se dará en ojos afectados por traumatismos o córneas afectadas por alguna enfermedad. No es frecuente. El responsable más habitual del defecto de astigmatismo es la córnea, que tiene una forma como achatada o aplastada en un meridiano (un poco como media pelota de rugby). El eje del astigmatismo vendrá determinado por la “inclinación del balón”.

Síntomas

Y, ¿qué consecuencias ópticas tiene el astigmatismo? Podemos decir, generalizando, que la imagen de un punto se nos volverá alargada como una línea, en la dirección que tengamos el astigmatismo.

Pero, además resulta que ambos meridianos principales pueden ser miopes, o ambos hipermétropes, o incluso, uno de ellos miope y el otro hipermétrope. Y los síntomas variarán según estas características, actuando como un miope el meridiano miope y actuando como un hipermétrope el meridiano hipermetropía.

Los pequeños astigmatismos pueden ser neutralizados por una persona gracias a la acomodación. Acomodando, una persona puede conseguir enfocar las imágenes en los pequeños astigmatismos. La posibilidad o no de hacerlo dependerá de la cantidad y tipo de astigmatismo y de la edad, y siempre nos hará sacrificar la comodidad de no esforzarse el ojo. Su corrección nos ahorrará un buen dolor de cabeza causado por este esfuerzo.

 

0

Dudas resueltas

0

Valoración de nuestros servicios

0

Astigmatismos corregidos

Corrección

La corrección del astigmatismo se efectúa con una lente tórica (astigmática) de signo algebraico opuesto, para así anular la toricidad del ojo. Generalizando una vez más, podemos decir que una superficie tórica es una superficie más curvada en un sentido que en otro. Por ejemplo, la superficie externa de medio huevo duro sería una superficie tórica (También, un trozo de “donuts” o de rosquillas lo serían). En general los astigmatismos pequeños sólo se corrigen en función de los síntomas que presentan. Es decir, si la agudeza visual es buena, y no hay molestias de otro tipo, no se hace necesaria la corrección. Pero, lógicamente, si no hay buena visión o se produce cansancio ocular, cefaleas o molestias de otro tipo, se hace imprescindible una corrección. También hemos de reseñar que los astigmatismos corregidos por primera vez, suelen producir ligeras molestias iniciales, del tipo de sentir pequeños vértigos pasajeros, ver los objetos nítidos pero deformados en alguna dirección, etc. …. El cerebro debe habituarse a la nueva imagen recibida, y necesita de un tiempo para ello (mayor cuanto mayor sea el grado del astigmatismo) Estas molestias desaparecen, lógicamente, al cabo de unos días de uso de la corrección.

 

Evolución

¿Progresa el astigmatismo? Por lo general, se suele estabilizar al terminar el crecimiento, y es difícil que aumente, pero a veces se producen cambios más tarde. Lo que si que es improbable de que suceda es un cambio del eje del astigmatismo, esto puede ser indicio de problemas más graves. Tampoco debemos olvidar que en ocasiones, el astigmatismo no se da de manifiesto hasta que se dan ciertos factores como la edad, el cambio de empleo, etc …