Site preloader
Armand Optics

Cómo llegar

Armand Òptics Avinguda de Madrid

Avda. de Madrid, 161
08028 – Barcelona

madrid@armandoptics.com
Telf. +34 934 110 421

 H10/54

 L-3 Plaça Centre

Horario

Lu-Vi: 10:00–14:00/17:00-20:30
Sa: 10:00 – 14:00

Qué encontrarás en los alrededores

Armand Òptics en el barrio de Les Corts

Entre la avenida Diagonal, llena de comercios, y el bullicio futbolístico del Camp Nou, el distrito de Les Corts se despliega como una Barcelona ajardinada para descubrir y perderse por ella, a medio camino entre el pasado rural y la elegancia de un barrio residencial.

El distrito de Les Corts ofrece la tranquilidad y la elegancia de la zona alta, a la vez que conserva un aire popular y rural. Originariamente, entre el siglo XII y comienzos del XIX, el territorio donde se asienta Les Corts se encontraba muy despoblado, con solo algunas masías agrícolas repartidas aquí y allí que se construían en torno a los torrentes que bajaban de Collserola. Situado al oeste de la ciudad, entre los municipios de Sants y Sarrià, se trataba de un territorio franco que no tenía municipalidad, sino que dependía directamente de la realeza. Eso explica la construcción, en la parte alta, del Real Monasterio de Pedralbes, ordenada por el rey Jaime el Justo en el siglo XIV, que lo ofreció como lugar de retiro a su esposa Elisenda de Montcada, que quería fundar un monasterio de monjas clarisas, y ubicado en un terreno que pertenecía a las Franqueses de Les Corts.

El territorio franco se convirtió en municipio en el año 1836, y mantuvo una vinculación estrecha con Sarrià, sobre todo eclesiástica, que venía de los siglos anteriores, ya que Les Corts no dispuso de parroquia hasta 1849, cuando se acabó de construir la iglesia de Santa Maria del Remei. Después, en 1897 fue anexionado a Barcelona, y se inició una progresiva urbanización de la zona. Hoy en día es un distrito de transición entre las clases más acomodadas de la parte alta y las clases medias de la Barcelona más tradicional, aunque todavía quedan algunos vestigios de la época rural, como la masía Can Rosés, hoy convertida en biblioteca. Lo que sí conserva de aquel origen rural, y quizá sea su mayor atractivo, son los parques y jardines que se despliegan en sus tres barrios: Les Corts, Pedralbes y Sant Ramon-Maternitat.

El más animado y popular es el barrio de Les Corts, con plazas y espacios auténticos y singulares donde disfrutar de la tranquilidad, como la plaza de Comas, donde el monumento del payés Pau Farinetes da una pista sobre el pasado agrícola del distrito.